octubre – ser un genio

En este pasado mes se entregaron los premios Príncipe de Asturias 2011, con el gran Leonard Cohen, poeta donde los haya, y Ricardo Muti, el director de orquesta italiano entre algunos de los premiados. Al primero le rendiré homenaje en una entrada en exclusiva como se merece, y en cuanto a éste último no conocía su existencia hasta que escuché en la radio su bis de hace poco en la ópera de Roma del número de Nabuco Va pensiero.

Sólo puedo decir; ¡qué emoción! Y cuánta verdad lo que dice el director – delante del mismísimo Berlusconi, il capo e presidente – ; como se descuide la cultura, o se la recorte a merced de la inseguridad del mercado como están haciendo, tendremos una tierra (Italia en este caso) “si bella e perdutta”.

Como dice un proverbio chino; todo el mundo conoce la utilidad de lo útil, pero pocos conocen la utilidad de lo inútil. Muchas veces hacer lo aparentemente inútil es lo que te salva, te mantiene cuerdo. Puede que sea cierto que el arte, en su aparente inutilidad para la supervivencia, es lo que más nos humaniza.

Los cambios se están aconteciendo mucho más rápido de lo que creemos, estoy segura. Aunque probablemente no den un resultado al gusto de los poderes fácticos de las grandes empresas y grandes fortunas, se cuece un cambio de raíz ¿en paralelo quizá a la revolución francesa? Quién sabe, los factores de descontento cada vez mayor en la población se dan todos igual que entonces, y recordemos que sólo fueron tres años los que separaron el absolutismo más absoluto de la cabeza del rey rodando.

Octubre emergió con un collage de la pareja de los Foster; Norman y Elena (Ochoa). Me hubiese encantado haber visto el documental de “¿Cuánto pesa su edificio, Sr. Foster?” para hablar con más propiedad sobre ellos peeeero, no he tenido tiempo. La vida no es perfecta.

Los recortes venían de un artículo que recogía personajes exitosos que trabajaban en tándem con alguien cercano, como por ejemplo Pedro Almodóvar con su hermano Agustín al mando de su productora, o esta pareja en la vida real, él arquitecto inglés, ella psicóloga y editora española.

En la entrevista Elena dice sobre su marido; “derrocha toneladas de energía en todo lo que ve, siente y ama”

Quizá sea eso lo que hace falta para destacar, derrochar energía, llevar a cabo proyectos con gran entusiasmo… y salpimentarlo con cierta apertura de cabeza para dejar llegar inspiración y captar la belleza en su efímero vuelo… Cierto talento en ese campo en el que nos dedicamos, perseverancia durante largo tiempo, y parece fácil que las cosas salgan bien. Pero ser un genio, como lo son el arquitecto, el cantante canadiense o seguramente el director de orquesta italiano, eso ya, se reserva para unos pocos escogidos. Tampoco debe ser fácil, un gran don conlleva mucha responsabilidad, se debe hacer buen uso de él y estar a la altura de sus exigencias, sino te puede llevar por delante (¿como a Amy Winehouse, quizá?).

Al fin y al cabo el talento le pertenece a uno sólo hasta cierto punto, se deja que pase a través de nosotros la luz si somos una antena lo suficientemente afinada, pero lo retrasmitido nunca puede ser del todo apropiado por el ego. Como dijo Cohen en su discurso “me parece paradójico que reciba un premio por algo sobre lo que yo no tengo control. Si supiese escribir buenas canciones lo haría mucho más a menudo”. ¡Ole ahí esa verdadera humildad!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s