desde… hasta

Desde el centro hasta mí

hay un lago                         de agua claras

pero en oscuras estancias.

Desde tus ojos a los míos

siento muros de silencio mulliditos

ya no me molestan

ya no me preocupan

sé que hay una sonrisa en nuestra incomprensión.

De mi pie izquierdo a tu esternón

hay            heridas,                      cicatrices                          y la obligación

de intentar ser vacíos de palabras          (¡cómo cuesta!)

y llenos de una sabiduría que nos trascienda.

De tu mano a la mía

(¿hay electricidad?)                está el tiempo

                   desde nuestro encuentro

pero ningún espacio, ninguna duda.

Y desde tu sonrisa a mi cuerpo…

todas mis ganas,            ya ningún impedimento

sólo nuestro despertar del sueño

una flor que se abre

el olor indefinible de nuestra mezcla

y quizá, alguna explosión paralela en el universo.

 

Anuncios

11 thoughts on “desde… hasta

  1. Es íntima esta carta que hoy dejaste sobre la mesa, casi produce rubor leerla, por ajena. Hay una pregunta ¿es electricidad?, y esa no me es ajena, esa me la sé. Por si te puedo ayudar, te dejo su significado. Tú misma juzgarás si lo es o no. Yo ya lo he averiguado.

    “La electricidad es una propiedad física que se manifiesta por la reacción (atractiva o repulsiva) de los elementos más esenciales, más sencillos, que componen la materia. Esa reacción, puede producir calor, luz.”

    Me complace ese premio otrorgado por nuestro amigo Dess a las palabras y las imágenes sencillas, a la esencia de la materia. Felicidades por el premio.

    Y un beso.

    Me gusta

    1. Bueno, a esa niña la descubrí a través de tu blog, como a muchos otros, esos enlaces del menú lateral que tan buen juego dan querido Juan.

      Y con ella me pasa algo parecido que contigo, ambos me parecéis gente con mucho que ofrecerme, pero que me cuesta horrores llegar a entender.

      Sobre la entrada, me ha chocado lo de los muros mulliditos, el dibujo…. pues me lo reservo, porque de una mente sucia sólo podríamos esperar cosas sucias, a mí me retrae a mis días de espermatozoide, pero no entro en detalles no.

      Pero esa frase de los muros de silencio mulliditos se las trae, por descriptiva de quien la ha escrito, por cierto, también coincido en lo del rubor, leerlo es como violar la intimidad de dos.

      Me gusta

      1. (de lo del dibujo sí, lo de los espermatozoides tiene un poco de pinta, aunque no me dí cuenta hasta después, son como flores o pretendían serlo, y es el ir de un centro a otro, teniendo el centro de color intercambiado, un poco como el ying y el yang con el punto del opuesto, pero por separado. Aunque igual hay algo de lo de fertilizarse, quién sabe…)

        Me gusta

    2. Qué bonita definición de electricidad…! gracias, ingeniero. Y qué preciosa conversación tengo aquí, esperándome en mis estancias moradas! Muchas gracias a los dos, Dess y Juan, me halagais sobremanera, y aunque no lo veias me ruborizo y todo un poco.
      Sé que es muy íntima esta entrada, pero me apetecía compartirla, no poner autocensura en todo esto, porque ya bastante me escondo sin poner mi nombre ni mi cara, yo que intento entender los muros, las distancias, las profundidades que albergo, que siento hacia los que más quiero (en este caso hacia mi pareja, claro) pues aquí dejo la constancia de todo ello.
      Lo de los muros mulliditos… no sé explicarlo, pero son de los amorosos, no de los ásperos, porque hay muchos tipos, como bien aclaras más abajo, Juan. Son de los que están, más bien ya estaban, y tienen su razón de ser, que no entendemos, pero con los que tenemos que convivir, y quizá, poco a poco, ir quitando ladrillo a ladrillo con manos amorosas para acercarnos un poquito más. Así que supongo que eso, son muros que sonríen porque saben que poco a poco se irán quitando, lo aceptan así, y ya no son necesarios, aunque algún ratito de sombra y cobijo sigan dando.
      Os mando mucho amor a los dos!

      Me gusta

  2. Desde un “desde” hasta un “hasta” siempre hay un muro. Desde un “yo” a un “tú” siempre hay un muro que sortear, siempre debe haberlo, sería aburrido si no lo hubiese, sería descubrir el horizonte a la primera mirada, sin secretos, sin sorpresas, sin tesoros enterrados.

    Pero no son iguales todos los muros, algunos son ásperos, de rocas perfiladas, hirientes. Otros dan sombra, ofrecen refugio, permiten la mirada curiosa, son “mulliditos” a la cansada espalda del caminante.

    Algunos muros son la pura provocación continua a recostarse en ellos.

    Pero ya sabeís, sólo es una interpretación…

    Tengo la consistente sensación de mirar un muro ajeno… lo siento.

    Me gusta

  3. desde un punto… hasta otro… siempre existe una conexión

    me encantan ese dibujo y esas letras…

    todos los seres de este mundo estamos conectados desde antes de nuestra procreación… y lo estaremos cuanto hayamos desaparecido…

    los muros que separan los espíritus son tangibles tan solo con una mirada corta, cuando esta mirada se abre, se hace larga, los muros se vuelven intangibles, se derrumban… tu mirada es profunda y penetrante

    …y felicidades por tu merecido premio!! 🙂

    Me gusta

    1. Sí estamos conectados, aunque lo difícil es saber delimitar de qué manera y cómo nos influye. Vivimos en red mucho más de lo que creemos…
      Curioso comentario lo de la mirada, me recuerda a un sueño que una vez tuve: la imagen de una bahía, y estaba rodeada como de unos peñascos que emergían del mar, y al mirarlos yo los veía como una gran muralla, pero había algo raro. Hasta que me dí cuenta que necesitaba gafas (en mi vida real no tengo, osea que era extraño para mí), estaba mirando como una miope, y al ponerme las gafas entendía que se me juntaban los peñascos, pero en realidad entre cada uno de ellos había el espacio suficiente como para pasar, con barquito y todo, a alta mar. No era una muralla, era una hermosa visión de unos accidentes geológicos muy verticales saliendo del mar por separado (como los de un sitio de Vietnam del que nunca supe su nombre, muy famoso). A veces hay que volver a mirar con otros ojos para entender.
      Esto me has recordado, aunque no sé si mi mirada es tan penetrante, la verdad, como dices…
      Un beso, y gracias por la felicitación!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s