el arcoiris de mis caderas

Desde el espacio que cobijan mis caderas,

(óseas, doradas, perfectas en su función)

desde su sabiduría, que no es poca

desde un centro que a veces no identifico,

pero que sé que es sobre el que necesito gravitar:

salió un arcoiris.

Arco sobre el cielo reverberando

con otros arcos sobre el suelo – que unen mis dos orillas,

mis dos”yo”s.

Llueve, y bajo nubes negras está mi cráneo.

Con sus pensamientos obsoletos,

sus hechizos pesimistas,

su irresponsable forma de tacharlo todo.

Con su no aceptación.

Y a mi izquierda, atravesando los valles, el sol

Si alguno de los dos

lluvia o sol

oscuridad o luz

dolor o alegría

ocupase por completo el terreno del otro

no habría el efecto prisma   –        profundidad,          magia,           milagro

no habría unión entre el negro y el blanco

con esos siete colores de diferentes ondas

que componen todo lo que vemos con los ojos (por ahora)

Sin embargo intuyo

que, por fin, me acerco más al sol.

desde el coxis al atlas

desde el nacimiento al adiós

me uno                  &              vivo

Anuncios

16 thoughts on “el arcoiris de mis caderas

  1. desde el coxis al atlas… desde el nacimiento al adiós

    las caderas del género femenino son dadoras de vida, a través de ellas nacen seres con siete joyas, siete colores, un arco iris, que brillará durante toda una vida, que nos recordará nuestra inmensa fortuna

    soberbio poema…precioso dibujo que lo ilustra… ambos crean una magia incomparable

    besos

    Me gusta

  2. Calla, me ha pasado algo curioso, es leer el texto y en vez de caderas estaba yo, ya sabes, con mi tema, me decía, esto tiene connotaciones sexuales, fijo, pero claro, por otra parte pensaba más que era mi mente calenturienta.

    Pero al ver los comentarios he reparado que sí, que realmente tenía razón, no es sexual no, pero sí es lo que pensaba, lo que Xavier tan bien ha expresado, es que a mí no me salen esas palabras niña.

    Besos.

    A ver cuándo saco un rato para seguir la eploración

    Me gusta

    1. Bueno, la mente puede ser calenturienta y es normal porque todo está ahí, protegido por las caderas, el sacro (por cierto, acabo de caer que es sagrado en latín, andá por qué será!) y demás…
      Hay que ver lo que me expongo en estos posts, algunos si los viera un terapeuta me podría analizar hasta el grupo sanguíneo, vamos, porque es que claro, mis inquietudes, incluso las muyyy personales y delicadas – como traer otro mochuelo al mundo ya o no – salen a la luz.
      En fin, supongo que me expongo porque quiero compartir pese a los riesgos, como dirían, gajes del oficio!

      Me gusta

      1. Te expones, creo que lo haces por lo mismo que nos exponemos todos, porque lo hacemos ante gente que no forma parte de nuestro día a día, salimos a la calle y lo que aquí ponemos no tiene repercusión, es sacar un “nosotros” distinto, creo que más real incluso.

        Conmigo tienes la ventaja de que por mucho que te expongas me será difícil entenderte, creo que nos separa un abismo, yo simple, tú adorablemente profunda, a pesar de eso asequible a la gente del montón, por eso te quiero, te admiro, superior, pero sencilla, modesta, en todo, hasta detrás de la cámara, no es lo que dices, sino lo que eres.

        Mira, ahora que releo creo que no me he entendido ni a mi mismo 😀

        Resumiendo, que te quiero.

        Me gusta

      2. :O…!Me has dejado desplumada de toda palabra, la verdad, vamos, vamos… no sé qué decir!
        Que sí, que aquí me conoceis a lo tonto más que mucha gente con la que me cruzo en el día a día, pero vamos, no sé si me merezco semejantes piropos, y no es por modestia, te lo juro. Eso sí, también te tengo que decir que a mi santo, mientras nos dure el amor no-virtual y la apetencia de seguir juntos, le regalo mi fidelidad absoluta.
        Pero acepto sus credenciales de amor virtual, caballero Sir Dessjuest!

        Me gusta

      3. Puedes aceptarlas, no quiero tu cuerpo, es más, no quiero ni verte 😀

        Es otra cosa, no sé, yo me entiendo, con eso bastará me imagino.

        Besos niña.

        Me gusta

  3. Extraordinario nuestro querido Dess es un sus sinceras palabras… desde el centro, desde ese abismo que nos habita, sí, justo ahí, levemente al lado izquierdo, palpitamte, la cruz en el mapa del tesoro… desde ese abismo, suscribo cada palabra de nuestro querido y brutralmente sincero amigo.

    Querer va más llá del calido mar que esconden unas femeninas caderas, querer es el poderoso verbo labrado en aire… inagotable, brutalmente sincero.

    Eso, te queremos, yo te adoro, ahí, justamente ahí, levemente a la izquierda. eso, tanto eso.

    “…Ojos de agua de sombra,
    ojos de agua de pozo,
    ojos de agua de sueño…”

    Ojos de niña…

    Me gusta

    1. Ay, Juan, mi querido Juan, tengo una super estrella rematada y brillante al lado de tu entrada de Prometeo para leerla bien (porque la he empezado varias veces ya, sabiendo además que creo que en algún lado te recordé su historia mitológica) y no he llegado con la calidad de tiempo y sobre todo cabeza limpia para hacerlo en condiciones. Y mi intención perfeccionista ha inhabilitado mi acción, así que ahí sigue, la estrellita, las ganas, pero no el poder de ser permeable a tus sutilezas, porque últimamente de sutil alcanzo poco. Pero llegaré, no te preocupes, pasado el fin de semana, que ahora rasco un tiempo fuera, sin calidad, pero con diligencia, en el que te quería hacer llegar esto, que te tengo pendiente, pero muy en mente, y que ya llegaré.
      Y gracias siempre por tu cariño, de ese justamente detrás del esternón pero ligeramente a la izquierda, porque lo siento tibio y vivo, y también, como las declaraciones de Dessjuest o las palabritas de Xavier, pues me alimentan a seguir poniendo entradas, contestándoos, y hacer el pino con las orejas, como dicen por aquí, para llegar a todo lo demás, que es de la vida real, de una cría de 2 añitos pegadita a mis pespuntes (aunque ya va a guardería, bieeeen) de algunas horas sueltas de trabajo fuera, y todas por echar en el trabajo de dentro del hogar. En fin, la vida, para qué las prisas, para qué nada más si en realidad es lo que nutre principalmente estos aposentos morados por donde tenéis la gentileza de pasaros de vez en cuando y dejarme unos regalos en forma de palabritas, y tú de tus versos tan preciosos…

      Me gusta

      1. ¡¡¡Qué suerte!!!, una rutilante estrella se ha posado en el margen de mis palabras… eso es para sonreírle al día… 🙂

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s