casi, casi – en cajas

Casi septiembre, casi una casa nueva, casi un bebé en mis brazos, casi-casi y todo eccema.

Casi ya no pinto nada nuevo (con lo que lo necesito, con lo que me lo piden los sueños!) casi no sé dónde están mis papeles, ni mi inspiración entre tantas cajas y tantos nervios.

Casi una vida nueva esperando a ser estrenada.

Es como si estuviese de pie encima de una mesa puesta sobre un mantel, y viese como unas manos fueran a tirar de esa tela fuerte, en seco, para quitarla de una vez de allí. Y no sé si aguantaré la embestida, soy la más alta entre ese concierto de loza y cristal.

(aquí vendría un dibujo si hubiese podido, si estuviese con mis cosas, en mi ordenador, si, si… si mi tiempo me concediese un poco de espacio)

Soñé con la solución: “La única forma de sobrevivir al hecho de que te va a pasar un camión por encima en un callejón estrecho en el que estás es pasar a la cuarta dimensión. Y aceptar que así te arrollará pero no te hará daño”.

Pero ahora que veo el camión acercarse no me acuerdo de la fórmula mágica de ese cambio dimensional llevado a la práctica, sé que va por reiki, sé que va por la fe, el amor, la respiración… pero todos me parecen conceptos inalcanzables llevados a la práctica para con mi piel, y simplemente me ahogo rascándome, torciendo el morro y maldiciendo tanto cambio, tanto limbo, tanto “casi, casi pero no” pasándome por encima.

(Nunca pensé que una mudanza fuese tan fuerte)

Anuncios

9 thoughts on “casi, casi – en cajas

    1. Debe ser que de ahí viene, es la primera vez que sueño con uno, no tengo mucho interés por los motores, la verdad. Gracias por el ofrecimiento del dibujillo, viniendo de alguien que dice no dibujar nunca, tiene más valor aún… de todas formas ya estoy mejor.

      Me gusta

  1. Pero cuando no te acuerdas de la fórmula mágica, recurre a los poderes propios, a la propia imaginación… entonces los poderosos músculos de los días se tensan, el aire te agarra… y saltas. Saltas con la fuerza de tu propia magia, saltas y te levas a los días que buscas… y el camión pasa tan abajo, tan lejano, tan inútil en un callejón encerrado.

    Tan fácil como dibujar…

    Me gusta

    1. Ya, pero me he enseñado a mí misma que eso de volar y huir no es el método, y cuando lo necesito (menos mal cada vez menos veces) ya no me sale. Ni eso ni la otra fórmula de cambio dimensional. Dibujar, eso sí me sale más fácil, lo llevo haciendo toda la vida.
      Un beso Juan

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s