la cuerda

(Me vuelve a visitar el funambulista, como en ésta otra entrada

se ve que la idea me persigue y me abraza,

porque el dibujo salió solo, sin buscarlo)

en equilibrio

Estás donde estás.

Siente la cuerda, avanza            avanza

Siente el equilibrio de ser una vertical sobre la cuerda de acero horizontal, aunque no lo entiendas, aunque te encuentres sin aliento engullido por el no saber, tan solo piensa en el siguiente paso sin perder la sensación del pie que te sostiene.

Sólo hay el ahora de ese pie prensil anclado a un equilibrio irónicamente ligero, humano, permitiendo que el otro se despegue, toque con su suela el aire.

Sólo hay el ahora de tu aliento, de tu corazón en el tórax bombeando tu miedo y tu valor al tiempo.

Eres la cuerda que te sostiene, y también el abismo que te abraza en todas las direcciones, pero eso no importa, porque si lo piensas mucho podrías caer – caer en ti mismo.

Ansías llegar al descanso, pero no es seguro que lo alcances: igual es mortal como tú, igual sólo efímero para tus ojos y eterno para el de los dioses, y por eso decides no dejar de mirarlo. Agárrate a él, porque aunque sea un espejismo es lo que te mantiene erguido y, en este no-tiempo por todo lo que te rodea, amado.

En el azul, del abismo, del magma triste y gris que te rodea, estás conectado,     y avanzas.

Anuncios

2 thoughts on “la cuerda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s