sin arbitraje

 

No hay arbitraje
para una segunda voz,
no hay condescendencia
para los cobardes de cuello,
no la hay, porque lo que no es
absolutamente genuino
deberá pagar su peaje
de ser engullido
por la cara oculta
del personaje que creó.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s