soy herida

Herida
soy ella, sin pelo
con lo animal del desgarro lento
con la mirada sin luz
con la calma con sed
que me seca por dentro.

Soy herida
queriendo atrapar
para ahogar
y vencer
a mi miedo

( que no soy yo
aunque a veces viva dentro )

bailar sin sombra

No sé bailar sin sombra,
ni rizar el tiempo cuando no tengo voz,
no sé hacer otra cosa
que buscar
lo líquido en miradas ausentes
lo sólido en las palabras
que manejan mis manos.

No sé demasiadas cosas
pero sigo siendo.

~

Guardar

la montaña en anhelo

el anhelo
escurriéndose tierno entre los dedos

Si se cose con hilos fuertes,
si medran en los ojales
el aliento de un botón,
si se dejan los hilos
y muestran el orden de sus tramas

la vida
temblando desde dentro

si arrimamos al cielo las estrellas,
al aliento nuevas nubes,
a la promesa de lluvia
el beso del ozono

los traspiés
mirando desde abajo

quizá la montaña
se digne en aparecer,
quizá la fe
desmorone a la tristeza
del trono de hace años
abriendo sitio
al anhelo, a la vida

vertical
expansiva
del milagro.

 

Guardar

sanar y constelar sistemas

¿Cómo se sale de lo que nos tiene atado desde un sistema familiar? ¿cómo no preguntamos más sobre los decretos que siendo niños o hace unas generaciones incluso, nos dictan nuestros pasos?

No es fácil pero tampoco imposible. Lo primero es tener una visión de pertenencia, lo segundo es respetar ese sistema al que pertenecemos conociendo sus leyes operantes y lo tercero es pedir permiso para vivir la vida que nos llegó pero enfocándola hacia la felicidad, pese a tanto vínculo. Eso dicho mal y pronto, pero por ahí va la cosa.

Si somos seres venidos a evolucionar, a agarrar luz entre la materia que ocupamos en nuestro plano, primero debemos saber qué nos ata y qué nos ayuda a avanzar. Hay que preguntar, mirar, saber y soltarse o apoyarse, según el caso. Pero primero hay que preguntar y estar dispuesto a recibir respuestas nuevas, a veces estrambóticas. Porque la vida es pura magia y algo muy pequeño puede haber cambiado todo lo de después, lo de antes y el sabor de tu boca al hablar.

Llevo dos años estudiando constelaciones familiares y siguen sorprendiéndome. Es una herramienta que mezcla el inconsciente familiar (o campo mórfico del sistema), con la representación en un grupo de personas y con frases y palabras sanadoras que hacen entender y desatan nudos. Pronto, las podré facilitar.

cruz rota

Complejidades tejidas con susurros,
inviernos armados con agujas
que niegan tocar hilos,
actividades mecánicas
que saben a huesos rotos

y una cruz
con su fe rota
negándose el auxilio
de quien carece ya
de esperanza alguna.

pequeña conciencia

Y si no sé lo que busco?
Y si lo que busco me ha encontrado?
Y si no sé casi ni cuidarlo?
Y si siendo pequeña
me ha tocado la gran tarea
de sujetar una pequeña conciencia que se expande
que es un regalo para todos
que es una semilla muy importante?

Y si me cuidan
y para ello
no puedo nombrarlo?

Guardar

ser abismo

Quizá no se trate de saltar,
puede que sólo se trate
de embarazarse del abismo
siendo acantilado.

·

sin título

Dibujo de silencio:
donde la raíz no sabe lo que ocurre,
donde los pasos dejan huellas
de sombras rezagadas
y la luz no encuentra su verbo.

Sin título
y silencio,
silencio
donde acomodar el olvido mejor.

tanto todo, transparente

 

En todas las ideas
de tu corazón tan cálido
entre todas las mareas
que nos ayudaste a cruzar,
entre tanto todo    transparente
y reacio a ser tiempo
(con sabor cuántico)
tus manos
en aquella casa
abrigándonos
siendo luz,
mientras Plutón
en aquellos ochenta
seguía macerando
el regreso vil
de los verdes y sus encargos.