estar EEn MAAL

Trabajar con los pequeños monstruos,
resurgir mientras se limpian
las cenizas del corazón de otros.

Estar en mal, EEN MAAL,
donde se mezclan sapos con culebras,
serpientes sabias (buenas)
con personas escamadas (malas)
topándose de frente con el dolor de un trauma
escondido bajo las capas
de quien ansiando el poder del ego
no tuvo escrúpulos,
aunque tampoco alas.

Ordenar, soltar nudos, deshacer trampas.
Hablar desde el cariño
a quien hace tiempo
no acarician
ni con voz siquiera
en sus inseguras muecas.

Arrastrar arena del desierto.
Comer con dientes prietos
las amarguras de otras almas.
Llevar los bolsillos llenos
de interjecciones atragantadas.

Amar a esos débiles,
falsos amos de algún terreno,
que sirven de escudo
para las mentes ruines
de los que no dan tregua.

Desear un mundo nuevo
con oportunidades limpias,
orgánicas
para ellos,
y quizá otro, diferente,
calmo y sincero
para los que limpiamos
en silencio, o con voces dulces,
los despojos de este Universo.

~ · ~

[ Collage sobre cartulina roja hecho con una revista holandesa y otra de cocina. ]

Guardar

Anuncios

two sides and no love

(Dos mitades, un espejo, ningún entendimiento)

two-sides-and-no-love

Two sides of the same mirror
reaching one for the other
mimic of good manners
but with no redemption of love nearby.

a tres bandos

A tres bandos

 

Compleja realidad
encuentros, exigencias,
descansos sin agua
en saltos de nivel.

Deseando ayuda,
topando con lo blanco,
los protocolos
y la búsqueda de algo
(que no entiendo pero me puede)
me encuentro
en un pulso extraño
a tres bandos,
todo
y nada
en esta paz templada
donde algo sabe a metal
de llaves viejas.

¿El problema?
No sé
si son las llaves
adecuadas.

entre ondas

entre ondas

“Tú, lo que no entiendes, es que si estoy así no es por gusto” le dijo.

Su perro asintió, y a él le surgieron las primeras flores de entendimiento. Flores blancas, de luto y algo de resquemor, por tener que soltar la guerra que lo alimentaba desde hacía tiempo.

Una onda bajo el agua se quebró.                        Y ella sintió algo de entre sus pies que se soltaba.

a ella le acompañaba

les acompañaba
.

A ella le acompañaba su intuición
y algo de fe

A él sus impecables cuentas
y múltiples fantasmas

.

Jucios y presas, presa de juicios

( De la noche acunada,

de las palabras del viento

os cuento, queridas )

Me pensé traición para aquel círculo

de luz y amor

de canalizaciones y universos…

Y en la imagen en blanco y negro

me vi presa de malvados pensamientos;

de tinta negra y ojos negros.

Hoy que dibujo aquella sensación

trayéndola de las ideas a un cuaderno,

veo que la presa no es otra

que la víctima de tanto juicio

envuelta en el trapo oscuro

de angustias y prejuicios

que parecen no poder soltar

(ni ella ni mi sombra)

 

aún no sé

Me doy cuenta de que aún no sé nada.

El precipicio es negro pero se ve más negro cuanto más me adelanto con la cabeza antes de saltar.

A lo mejor no es para tanto saltar.                               (a lo mejor ya he saltado y vivo la ilusión de estar al borde

                                                                                                      de una madriguera hacia otro mundo,

                                                                                                      mientras caigosin saberlo, como Alicia en el País de las Maravillas)

A lo mejor esta crisis financiera-económica-moral es tan necesaria como los dolores del parto para que se abra el canal del cambio (uff, qué necesario el cambio…).

A lo mejor todos tenemos que mutar con ella, y ya hemos saltado porque no hay vuelta atrás.

A lo mejor la nube negra de pesimismo y miedo en la que estamos enchufados es una toxicidad a la que podemos escoger si estar o no conectados, si seguir tragando, al fin y al cabo la creamos nosotros.

A lo mejor lo que ocurre es que nos falta valor para creerlo, creer que tenemos posibilidades de una vida más plena más allá del consumismo de un capitalismo neoliberal que se resquebraja y grita de dolor ante miedo a morir y arrastrar a sus privilegiados .   .     .

“Que acumulamos mucho                 y respiramos menos,

el aire que respiro es mucho menos fresco “            canta Bebe en Pa Mi Casa, y coincido con ella en mucho de todo ello

(como en que a mí también me gusta más lo pequeño)

el equilibrio desde dentro

Trato de echar raíces

en mi pequeño mundo     en equilibrio     (aparente) .

Sobre la espina dorsal

de la ballena que nos engulló,

andando despacio

te detienes, me detengo,

bailas una danza del vientre.

(me suena raro, suelo ser yo)

Salen hojas, todas verdes,

de mis dos mitades.

Mis dos mitades,

esas que se rozan pero no se tocan;

y te toco, pero estás distante.

Déjame que te cuente,

déjame que te cuente que intento

echar raíces

pero no sé si lo conseguiré,

y no sé si tiene sentido

alcanzar un equilibrio

cuando ya estamos dentro, en el centro…

(de una ballena azul,

de ninguna parte)

susto

Me asusté un poco,

por no hacerte caso

me sorprendiste con tu otra cara

de máscara colorida,

de tribu ancestral.

(       en realidad el origen no era ese,

en realidad el pelícano con cabeza de buitre

nos acechaba con sus plumas rosas

desde detrás      )

(   …   )

(       en realidad ni tu perro ni mi corazón

se llegaron a asustar      )