tanto todo, transparente

 

En todas las ideas
de tu corazón tan cálido
entre todas las mareas
que nos ayudaste a cruzar,
entre tanto todo    transparente
y reacio a ser tiempo
(con sabor cuántico)
tus manos
en aquella casa
abrigándonos
siendo luz,
mientras Plutón
en aquellos ochenta
seguía macerando
el regreso vil
de los verdes y sus encargos.

abril

Guardar

Abril
huele a primavera
y a veces también      a expectativas que duelen por dentro.

Muchas veces somos flores
demasiado ingenuas
que creen en los cambios
que vuelca la naturaleza.

Muchas veces,
cada vez
que abril llama
con su dulce nombre
a un ocaso de cristales rotos.

(Quizá si lo digo en alto
no me corte de nuevo)

glaciar de fuego

glaciar de fuego

 

Un mar
un cubo.
Un glaciar queriendo ser fuego
echando raíz
en aguas heladas.

Las ganas de expansión.
El alma que se funde
sin ser vista
en un cubo
que contiene el Todo.

La protección.
La vida que gira
se abre, mira,
y empieza,
tímidamente,
a sonreír,
mientras se espera
hasta que todo
pueda ser
y sea.

Mi no entender,
mi adelantarme
mientras peleo
simplemente
por Ser,
y albergar
silencio.

Silencio.

duelos largos

duelos largos

Duelos largos
lunas rotas llorando,
abrigando, en vacío,
el deshielo
de mares gélidos
donde no cuaja la nieve
ni se llega a derretir el metal
de la tristeza.

Frío sin negro
aspirando
a ser la Nada,
mientras un suspiro
se escapa
buscando una estrella lejana.

en el cuadro

En el cuadro había una sonrisa
en el cuadro había algo
pero valía más el marco
y lo desestimaron,
sin darse cuenta de que estaba vivo
y ronroneando.

el cuadro

echando raíz

Dibujo, suelto, y así porque sí, vuelve.           Se confirma; no está del todo pasado, soy otra vez yo.

Lo que es una curva, se torna lágrima continua,       lo que es pelo, vuelve a ser secuencia en espiral.

(    La secuencia de Fibonacci me guiña persiguiéndose a sí misma, dando un tres de resultado aúreo   )  

Y mi mano, esa que hace por debajo, esa que recibe del pasado, marca en mi sombra de carne el comienzo.

Comienzo de lo que he intentado siempre,     aceptar mi ahora,

quererme en mis cicatrices,

en mis cojeras,

en mis yagas entre pliegues de mucosas

porque me hacen ser lo que soy pero no alcanzo a comprender,

porque borran mis creencias para sentir el vacío pleno del polvo estelar callado.

Comienzo a echar raíces en mi sombra ,  en el silencio alado.

echando raíz

qué no es aire

dime qué            no es aire

dime qué              no soy yo y mis humores

(aquí todo fue aire,

todo fue búsqueda de luz en transformación,

todo fueron mis múltiples caras viéndose en los reflejos de mis distintos humores)

——

Me encanta ver mis dibujitos en este blog (me vuelven a enamorar a su manera), me encanta encantar a los que me dan un “me gusta” a las estadísticas de traslucidoh, me chiflan escuchar aquí otras voces sobre lo que sienten con mis palabras o colores…       pero, por motivos varios,  tengo que decir que voy a dejarlo por un tiempo, no sé cuánto, pero un tiempo a lo punto y aparte.

Había escrito unos párrafos de despedida pero me recuerdan demasiado a la recogida de un premio en televisión, tipo los Oscar o Goya, y me rechinaban al final demasiado.

Sólo diré gracias a todos porque me habéis hecho creer más en mí y en mi potencial consolidando mi vocación, espero no haber herido las sensibilidades de nadie con mis exploraciones de colores y versos en mi búsqueda de las transparencias y la luz, y hasta pronto…

os invito a todos a una ronda de besos, pago yo!

discuten muy alto

discuten muy alto

sin percatarse de lo parecidos que son

al hacerlo

….

Parece que vuelven las caricaturas.

Este dibujo me recuerda a este otro, aunque aquí no es tan elegante…

ya llegaron casi a las manos, y por eso van y se parecen

en sus formas: la de lo redondo pincha discutiendo en triángulos,

el de los triángulos argumenta lamiendo con espirales.

junio – entre pastilla azul y roja

Junio siempre es un poco especial porque cumplo años y para mí, con el curso escolar, se termina el año y empiezo a pensar en el siguiente, con planes y expectativas, mientras se intenta disfrutar del kitkat del verano. Quizá por eso me haya costado tanto escribir esta entrada, ya fuera se su mes, del calendario.

Además se acercan tantos cambios, hay tanto revoltijo cósmico, nos cuentan, y yo tengo tanto revoltijo interno, que no sé ni por donde empezar a deshilar la madeja…

Empiezo por el collage que ha salido para este mes; las dos manos con semillas de África, la elección.

A veces tengo la sensación de que yo tuve y no tuve elección en eso de las pastillitas de Matrix- es como si en mi guión me hubiesen dicho “o eres consciente y despiertas o sufres un poco más y eres consciente a la fuerza, y punto”.

(aunque por otra parte siempre me persigue la sensación de que aún tengo que despertar, una sensación desesperada y angustiosa de empezar a respirar           como Neo cuando sale y se desengancha en su celulita de líquido rosa en aquellas torres tan sobrecogedoras de la película)

En la oferta que me dieron, como en la foto, tenía más de las rojas que de las azules, y es como si las azules -tirando a verdes, nunca me las llegaron a ofrecer a mí. De eso va este collage, porque la imagen me eligió a mí, ya desde hace un par de meses, y me he resistido a utilizarla precisamente porque me parece muy potente, porque esa camisa estampada, esas manos negras y la elección me impactaron mucho.

Me pareció que me hablaban a mí, me mostraban una elección ya tomada hace tiempo…

Me recuerdan que una vez que dejas de ser ignorante, ya no se puede volver atrás.

Que aumentar la conciencia, como dijo Jodorowsky en este vídeo que me llegó por otro blog amigo, es en realidad nuestra misión y la del Universo que nos creó.