Testigos de otoño

Ruegan voces más altas
para los testigos de otoño
que acaban de llegar,
desintegran sonrisas muertas
pasan nuevos códigos de barras.
Abedul queriendo ser ciprés,
manos marchitas
escondidas tras cremas caras.
Magia emborronada con trucos,
risas de carnaval
bajo máscaras blancas.
Lo barato para acallar masas.
La política para poder comer
con aditivos sabrosos
a las tres de la tarde.

Hay tiempo
y se está acabando.
Hay hilos
demasiado tirantes.
El mar ya no quiere compartir su horizonte
¿a qué precio nos están comprando?

~

Anuncios

miradas sin nombre

Hay miradas
que buscan beber estrellas,
hay estrellas
que buscan miradas que les digan algo.

(me he autorecetado silencio sin manchas
para dotar a mis palabras de un mayor peso)

sin arbitraje

 

No hay arbitraje
para una segunda voz,
no hay condescendencia
para los cobardes de cuello,
no la hay, porque lo que no es
absolutamente genuino
deberá pagar su peaje
de ser engullido
por la cara oculta
del personaje que creó.

goteando diciembre

Pain dripping out
from that fresh scar,
from a fresh start
where nothing tastes right
where its me
and a silent, absent we.

El dolor goteando
desde esa cicatriz nueva,
desde ese nuevo comienzo
donde nada sabe bien
donde estoy yo
y un ausente y silencioso nosotros.

( A veces los versos salen en inglés, donde las palabras no están tan manoseadas por el día a día… en este mes raro que empezó en exabrupto y al que llego tarde y despeinada.   )

frío, calor

Vivirás para entenderme:
la cabeza se ilumina con frío,
el corazón arraiga con calor;
no hay iluminación
que podamos comprender del todo,
no hay misericordia
que no sepamos intuitivamente
cobijar dentro con amor.

·

sombras de lunas viejas

Son sombras de Hécate,
la luna y sus mujeres prohibidas,
las tintas, los ángulos raros,
los monstruos áridos,
lo que quiere ser visto
aunque nos cause un terrible desagrado.

Sombras, sombras, sombras
de lunas viejas que se atragantan.

~

Hécate en la mitología helénica fue una diosa de las tierras salvajes, los partos y, en algunos lugares, la hechicería. 

leyes y quebrantos


.

Se tragó todos los colores
nos colisionó a rocas
de quebrantos y leyes
rancias, anacrónicas.
“No se puede llorar,
la sed no será saciada,
pues este es un juego serio
de tragar estruendos
y dejarse remover por dentro”
– aunque duela.

.

cuántas

Cuánto oriente albergo dentro?
Cuántas vidas allí embriagada?
Cuánto me hace daño?

Cuántas tintas
hasta drenar mis miedos?

Cuántas
aproximándome
a la llama oscura
que empareja la luz
y centra la galaxia?

·

ante lo evidente

Abraza el cautiverio,
lo errante y oriental
de su mirada,
ríndete a lo evidente de su poder
y pídele al cielo clemencia

.