frío, calor

Vivirás para entenderme:
la cabeza se ilumina con frío,
el corazón arraiga con calor;
no hay iluminación
que podamos comprender del todo,
no hay misericordia
que no sepamos intuitivamente
cobijar dentro con amor.

·

Anuncios

leyes y quebrantos


.

Se tragó todos los colores
nos colisionó a rocas
de quebrantos y leyes
rancias, anacrónicas.
“No se puede llorar,
la sed no será saciada,
pues este es un juego serio
de tragar estruendos
y dejarse remover por dentro”
– aunque duela.

.

noviembre en nada

 

Noviembre,
noviembre de nadas arañados
nadas atragantados.

Porque nada
de nada de nada
de lo que sé,
o me dijeron que aprendiese,
siendo poco o mucho
lo almacenado en mi intelecto,
brillante o no,
está por la labor de aliviarme.

.

cuántas

Cuánto oriente albergo dentro?
Cuántas vidas allí embriagada?
Cuánto me hace daño?

Cuántas tintas
hasta drenar mis miedos?

Cuántas
aproximándome
a la llama oscura
que empareja la luz
y centra la galaxia?

·

ante lo evidente

Abraza el cautiverio,
lo errante y oriental
de su mirada,
ríndete a lo evidente de su poder
y pídele al cielo clemencia

.

octubre seco, blanco

Cosería un tiempo
para curar tus heridas,
abrigaría tu voz
sería encuentro en tus desdichadas manos
en este octubre seco, blanco.

Qué difícil, escisivo a la par que decisivo, amargo comienzo de mes a nivel social y político.

A veces parece que se nos olvida a lo que nos han llevado las disputas por las banderas en el siglo XX, a veces parece que los rencores no sanados siguen más presentes de lo que parecen, que todo sangra y duele, aunque estemos ante una pelea de egos políticos proyectados a todo, azuzando la violencia de las masas con su defensa de privilegios encubiertos.

Hay hartazgo y estamos en terrenos peligrosos ya. Pero a la vez hay mucha necesidad de cambio y quizá eso lo deseeemos todos, dentro y fuera de Cataluña, tengamos o no la excusa de un nacionalismo emocional (tonto o no, discutible o no) sustentándolo.

soy herida

Herida
soy ella, sin pelo
con lo animal del desgarro lento
con la mirada sin luz
con la calma con sed
que me seca por dentro.

Soy herida
queriendo atrapar
para ahogar
y vencer
a mi miedo

( que no soy yo
aunque a veces viva dentro )

El FIP y la poesía actual

En prosa os cuento, esta semana asistí al XIV Festival Internacional de Poesía de Granada en la facultad de magisterio. Sólo dos mañanas a varios talleres charlas porque mi tiempo libre no me da para más. Y experimenté un hecho curioso, del que ya he leído, pero que viví en primera persona.

A ver, para el que no lo sepa, coexisten en este género dos corrientes diferenciadas: la generación joven activa en las redes sociales (millenials, de los 90 y tantos en adelante) y otra, que aunque a veces se superpone, es la oficial, académica, de los certámenes. Hubo representaciones de ambas en las lecturas de poemas, con la clara diferencia de cantidad de público, para la primera el salón de actos se llenó, y es que es una literatura posterior a ser gente ídolo de masas en las redes, y en la segunda no.

Poesía es todo y a la vez no es nada. El silencio es poesía, un gesto puede ser poesía, no creo que llegue a conocer la profundidad del término en esta vida. Lo que ocurre es que esa poesía actual popular, si algo me llamó la atención, es que siendo muy accesible para todos se me quedaba un poco superficial. Mucho tema del amor, que claro, tiene tirón porque todos lo buscamos sentir, pero me sabía a tratamiento con su punto, serio punto, adolescente.

No quiero decir que todos sean así (carezco de datos y de lecturas) y alguno se escapó de ello, pero aunque te puede emocionar había mucha sensación de prosa entre los versos y poca magia de hermosas metáforas, de lo simbólico que tanto aporta lo poético. La secuencia “primero redes, después libro de poemas” (muy lucrativo para las editoriales, por cierto, que ya van sobre seguro) no sé si me convence como honesta.

Los otros recitales de poesía convencional eran mucho más herméticos en su significado, no todos me gustaron, pero había más amplitud en el abanico de emociones, situaciones que se tocaban, y exigen más del oyente/lector. No son comida rápida, ni necesariamente hermosos, pero son más reales en cuanto a su complejidad multifacética, como lo poliédrico que tiene la vida. Y os puedo decir que no se lava su sabor con los días (que sí que me ha pasado con los leídos de la poesía actual), porque tienen su componente sorpresa, o ángulo de perspectiva particular, como dijo un ponente, y algo se te queda prendado al sentir.

Por mi experiencia de persona que escribe poemas (aún me cuesta auto declararme poeta, aunque suene extraño, quizá dentro de veinte años pueda hacerlo sin sonrojarme), lo que más me alegra de una pieza es que no alcanzo a ver y comprender el fondo de lo escrito. Normalmente tardo días en entender el núcleo, a veces no identifico siquiera de dónde ha salido, porque realmente es un misterio muy sentido el proceso de escribirlo. Me alegra saber que hay muchas capas, muchas formas de abrazar sus metáforas y que por sí solo está actuando en el lector, como si fuese un sueño que primero se canalizó por mis manos. Igual que me encuentra el misterio en lo que dibujo, en los versos también, y es precisamente eso lo que busco y a lo que estoy dispuesta a entregarme. A la búsqueda desesperada de números en cambio, no, aunque la presencia en las redes importa, por supuesto.

Me falta misterio. Hoy en día me falta misterio y profundidad en las creaciones, y creo que se usa el término “poesía” demasiado a la ligera. Pero supongo que ese es el precio de la vida moderna.

~

Dejo fuera de ambos tipos a los cantautores que editan libros de poemas, porque serían de una categoría aparte. Por lo menos el ritmo y un sabor a profundidad melódica/musical, por los dos o tres libros que he leído, siempre tienen.

Guardar

mayo ’17

Mayo
la lluvia llorando.

Mayo
las flores llamando.

Mayo
estoy brotando,
pero no sé si me ves
entre tus faldas de lunares,
tus bulerías en halagos
y tus medio tangos.

Mayo
no marques
con tu cruz enmascarada
este tiempo de sabor amargo.

Mayo
hoy no estoy para celebrar
el ser feliz
de tu encargo.

[ Mayo
dame lluvia
para engendrar milagros. ]

~
(Buscando rima, cosa que casi nunca hago, salió un poema con cierto sabor lorquiano)