miradas sin nombre

Hay miradas
que buscan beber estrellas,
hay estrellas
que buscan miradas que les digan algo.

(me he autorecetado silencio sin manchas
para dotar a mis palabras de un mayor peso)

Anuncios

sin arbitraje

 

No hay arbitraje
para una segunda voz,
no hay condescendencia
para los cobardes de cuello,
no la hay, porque lo que no es
absolutamente genuino
deberá pagar su peaje
de ser engullido
por la cara oculta
del personaje que creó.

frío, calor

Vivirás para entenderme:
la cabeza se ilumina con frío,
el corazón arraiga con calor;
no hay iluminación
que podamos comprender del todo,
no hay misericordia
que no sepamos intuitivamente
cobijar dentro con amor.

·

leyes y quebrantos


.

Se tragó todos los colores
nos colisionó a rocas
de quebrantos y leyes
rancias, anacrónicas.
“No se puede llorar,
la sed no será saciada,
pues este es un juego serio
de tragar estruendos
y dejarse remover por dentro”
– aunque duela.

.

noviembre en nada

 

Noviembre,
noviembre de nadas arañados
nadas atragantados.

Porque nada
de nada de nada
de lo que sé,
o me dijeron que aprendiese,
siendo poco o mucho
lo almacenado en mi intelecto,
brillante o no,
está por la labor de aliviarme.

.

cuántas

Cuánto oriente albergo dentro?
Cuántas vidas allí embriagada?
Cuánto me hace daño?

Cuántas tintas
hasta drenar mis miedos?

Cuántas
aproximándome
a la llama oscura
que empareja la luz
y centra la galaxia?

·

ante lo evidente

Abraza el cautiverio,
lo errante y oriental
de su mirada,
ríndete a lo evidente de su poder
y pídele al cielo clemencia

.

octubre seco, blanco

Cosería un tiempo
para curar tus heridas,
abrigaría tu voz
sería encuentro en tus desdichadas manos
en este octubre seco, blanco.

Qué difícil, escisivo a la par que decisivo, amargo comienzo de mes a nivel social y político.

A veces parece que se nos olvida a lo que nos han llevado las disputas por las banderas en el siglo XX, a veces parece que los rencores no sanados siguen más presentes de lo que parecen, que todo sangra y duele, aunque estemos ante una pelea de egos políticos proyectados a todo, azuzando la violencia de las masas con su defensa de privilegios encubiertos.

Hay hartazgo y estamos en terrenos peligrosos ya. Pero a la vez hay mucha necesidad de cambio y quizá eso lo deseeemos todos, dentro y fuera de Cataluña, tengamos o no la excusa de un nacionalismo emocional (tonto o no, discutible o no) sustentándolo.

soy herida

Herida
soy ella, sin pelo
con lo animal del desgarro lento
con la mirada sin luz
con la calma con sed
que me seca por dentro.

Soy herida
queriendo atrapar
para ahogar
y vencer
a mi miedo

( que no soy yo
aunque a veces viva dentro )