soy herida

Herida
soy ella, sin pelo
con lo animal del desgarro lento
con la mirada sin luz
con la calma con sed
que me seca por dentro.

Soy herida
queriendo atrapar
para ahogar
y vencer
a mi miedo

( que no soy yo
aunque a veces viva dentro )

la montaña en anhelo

el anhelo
escurriéndose tierno entre los dedos

Si se cose con hilos fuertes,
si medran en los ojales
el aliento de un botón,
si se dejan los hilos
y muestran el orden de sus tramas

la vida
temblando desde dentro

si arrimamos al cielo las estrellas,
al aliento nuevas nubes,
a la promesa de lluvia
el beso del ozono

los traspiés
mirando desde abajo

quizá la montaña
se digne en aparecer,
quizá la fe
desmorone a la tristeza
del trono de hace años
abriendo sitio
al anhelo, a la vida

vertical
expansiva
del milagro.

 

Guardar

cruz rota

Complejidades tejidas con susurros,
inviernos armados con agujas
que niegan tocar hilos,
actividades mecánicas
que saben a huesos rotos

y una cruz
con su fe rota
negándose el auxilio
de quien carece ya
de esperanza alguna.

pequeña conciencia

Y si no sé lo que busco?
Y si lo que busco me ha encontrado?
Y si no sé casi ni cuidarlo?
Y si siendo pequeña
me ha tocado la gran tarea
de sujetar una pequeña conciencia que se expande
que es un regalo para todos
que es una semilla muy importante?

Y si me cuidan
y para ello
no puedo nombrarlo?

Guardar

agua dentro

A veces son olas
en la calma y en la sequedad,
pero olas

y su vaivén
y sus recuerdos

moviéndome / moviéndolo todo
en el desconcierto
de no saber a qué agarrarse.

A veces las metáforas
sangran
de tanto uso, abuso
de estar en boca de todos
sin el corazón de nadie.

A veces me he quedado
vacía de versos
pero llena
de abrazos de agua.

 

Guardar

ser abismo

Quizá no se trate de saltar,
puede que sólo se trate
de embarazarse del abismo
siendo acantilado.

·

estar EEn MAAL

Trabajar con los pequeños monstruos,
resurgir mientras se limpian
las cenizas del corazón de otros.

Estar en mal, EEN MAAL,
donde se mezclan sapos con culebras,
serpientes sabias (buenas)
con personas escamadas (malas)
topándose de frente con el dolor de un trauma
escondido bajo las capas
de quien ansiando el poder del ego
no tuvo escrúpulos,
aunque tampoco alas.

Ordenar, soltar nudos, deshacer trampas.
Hablar desde el cariño
a quien hace tiempo
no acarician
ni con voz siquiera
en sus inseguras muecas.

Arrastrar arena del desierto.
Comer con dientes prietos
las amarguras de otras almas.
Llevar los bolsillos llenos
de interjecciones atragantadas.

Amar a esos débiles,
falsos amos de algún terreno,
que sirven de escudo
para las mentes ruines
de los que no dan tregua.

Desear un mundo nuevo
con oportunidades limpias,
orgánicas
para ellos,
y quizá otro, diferente,
calmo y sincero
para los que limpiamos
en silencio, o con voces dulces,
los despojos de este Universo.

~ · ~

[ Collage sobre cartulina roja hecho con una revista holandesa y otra de cocina. ]

Guardar

brutalismo

Un encargo de un arquitecto enamorado del “Brutalismo soviético“.
Un experimento, un aprendizaje.
Un zambullirse en aspectos de dibujo técnico, historia contemporánea (sobre todo en la soviética), composición de tres elementos.
Tres: un edificio y dos esculturas – la central doble. Y claro, llevarlo a mi terreno actual, el collage de papel de fibras.
¿Y qué fue ese movimiento? Mucho hormigón: escalas impactantes, el resurgir de la nada a nivel político, la demostración de poder y la vez, algo orgánico, sutil en algunas esculturas redondeadas. El futuro traído al presente con materiales abundantes, la imposición de una idea insertada en la naturaleza.

La mente, las alas y el corazón, así lo ví yo.
Al realizarlo me emocioné porque conecté con algo profundamente humano. Y lloré.


Le estoy muy agradecida a C. (hermosa persona conocida a través de Twitter) que me encargó el proyecto.


Aprovecho para decir que gran parte de los dibujos que hay aquí se pueden adquirir y enviar, e incluso, si se tiene algo claro para que yo realice dentro de mi estilo, se puede hacer un encargo. Sólo hay que ponerse en contacto conmigo a través del correo electrónico raicesysombras @ gmail.com (eliminando los espacios antes y después de la arroba).

Y también aprovecho para dar las gracias a los que me leéis o miráis pintar mientras eclosiono en algún plano fino donde ya soy una artista consagrada, cosa que sigo anhelando y trabajando en el plano más normal.

Una entrada llena de gratitud resulta ser esta. Y está bien.

no son estos

Guardar

No soy simétrica.

No son amores conversos,
ni diversos,
ni comedidos,
ni directos.

No son la facilidad
de un entendimiento que me da tregua.

No son estos los versos
de rima clara,
ni de tiempo escueto.

No son mis pasos míos,
libres,
cuerdos.

No son otros ojos los que te miran,
son estos.

No son mis pies
para andarse con tonterías
con el camino
que les ha tocado recorrer.

No soy yo,
son todas mis circunstancias
que me trajeron a un sitio que no conoces
aunque me estés viendo.

Soy yo, sin serlo,
las herramientas
que he tenido que desarrollar
para llegar a esto
y sobrevivir.

No soy más que el vacío interno
del Tao que se me escapa
pero que en todo tiene aliento.